La Logoterapia: Un Camino hacia el Sentido ante los retos de la Pandemia.

La Logoterapia: Un Camino hacia el Sentido ante los retos de la Pandemia.

Adriana Servín Figueroa *

La situación inédita que estamos viviendo por la pandemia del covid-19, indiscutiblemente ha venido a trastocar no solo el orden mundial en los ámbitos social, económico y político. También el proyecto de vida de millones de personas en el mundo ha sido súbitamente detenido, con los consecuentes sentimientos de ansiedad e incertidumbre, que nos conducen a preguntarnos qué rumbo tomará nuestra vida después de esta epidemia. Cuestionándonos si podremos salir fortalecidos de este episodio y hacia donde tendremos que encaminar nuestros esfuerzos para retomar el proyecto de nuestras vidas, en un tiempo que será de profundos cambios y retos para los seres humanos.

La situación de encierro y aislamiento en que estamos desde hace semanas los habitantes de numerosos países en todo el orbe debido a la epidemia,  nos está interpelando con cuestionamientos existenciales que tantas veces pudimos esquivar y posponer, inmersos en el ajetreo de la vida cotidiana, pero que ahora ya no podemos eludir.

En medio de la pandemia hemos empezado a preguntarnos y darnos cuenta que el materialismo, el hedonismo y el egocentrismo no son caminos hacia una vida con sentido, sino fuente de sentimientos de vacío,  que llevan a una vida sin un sentido trascendente.

Es aquí donde la Logoterapia y Análisis Existencial de Viktor Frankl, es una luz que puede orientarnos hacia un renovado sentido de la existencia humana, en estos cruciales momentos que estamos viviendo. En cuanto que la Logoterapia no es solo un método psicoterapéutico, sino también una filosofía de vida que promueve el desarrollo humano integral de la persona.

Hace ya más de  setenta años que el Dr. Viktor E. Frankl desarrolló el Análisis Existencial y  Logoterapia, como la psicoterapia por excelencia encaminada a mantener o restablecer la salud mental e integral de la persona a través de ayudarle a encontrar un sentido en su vida. Su experiencia como prisionero en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, y que quedó plasmada en su conocida obra, “El hombre en busca de sentido”,  le permitió consolidar su enfoque filosófico y psicoterapéutico al observar que aquellos prisioneros que tenían un porqué vivir, resistían y sobrevivían  a las atroces condiciones de los campos nazis; llegando a la conclusión de que el motor central de la existencia humana es la búsqueda de sentido, siendo lo único intolerable una vida sin sentido.

Para Frankl, la Logoterapia y Análisis Existencial son dos caras de la misma teoría, es decir, la Logoterapia es la aplicación clínica del Análisis Existencial y éste representa la orientación antropológica con una concepción integral y humanista sobre el ser humano, como unidad indivisible físico-psíquica-espiritual, dimensión donde reside la voluntad de sentido.

En la antropología Frankliana, el ser humano no es un ser irremediablemente determinado y condenado a las ataduras de su pasado, de sus instintos,  de determinantes biológicos y sociales. Para Frankl el ser humano es libre para elegir con que actitud enfrentar sus circunstancias, especialmente aquellas que no puede cambiar y que él llama la triada trágica: la culpa, el sufrimiento y la muerte.

Esta llamada triada trágica, son situaciones inevitables de la existencia humana que todos tenemos que enfrentar en el transcurso de nuestras vidas y que sin duda ponen a prueba nuestra voluntad de sentido, esto es, poder descubrir y dar un significado al sufrimiento, sea que llegue por una enfermedad o muerte, como ahora lo estamos viviendo con la pandemia.

Desde luego que no es tarea fácil, especialmente en un mundo donde se había privilegiado la búsqueda de placer, el individualismo y el consumismo; donde los valores se habían relativizado y el ser humano se había orientado más hacia el Tener que el Ser.

Sin duda estamos ante una crisis existencial, en cuanto que la emergencia sanitaria, es una crisis humanitaria que está tambaleando a la sociedad postmoderna y poniendo a prueba el valor y sentido de la existencia humana, la relación entre los seres humanos , así como las instituciones sociales, económicas y políticas.

Sin embargo, el poder del espíritu humano es indomable, así como su búsqueda de sentido, a pesar de las circunstancias más dramáticas y dolorosas.  Seguramente después de esta epidemia sucederán cambios profundos. Nos esperan tareas que requerirán de que los seres humanos hagamos despliegue de nuestras capacidades distintivas como son la creatividad, la conciencia crítica, la libertad y responsabilidad, la solidaridad, la afectividad y apertura para afirmar valores y sentidos trascendentes. Para que, a pesar de las pérdidas que se hayan tenido que enfrentar, como consecuencia del covid-19, podamos volver a disfrutar de la vida, del amor y el trabajo.  Como diría Frankl, vivir los valores de creación  (lo que damos a la vida por medio de nuestras actividades, del trabajo);  los valores de experiencia (amor, el arte y las relaciones humanas)  y los valores de actitud (postura que se asume ante la triada trágica),  y que son caminos hacia el sentido.

Los seres humanos volveremos a descubrir un sentido de vida en la realización de un trabajo fecundo, priorizando proyectos que no solo representen un valor económico, sino ante todo, sean caminos para dar un sentido solidario y trascendente al quehacer humano, en todas sus áreas.  A descubrir el sentido de vida en el disfrute y cuidado de la naturaleza, de la belleza y el arte, así como de la amistad, la familia y la solidaridad entre los seres humanos.

Después de esta pandemia, de los meses de dolor y sufrimiento, de soledad e incertidumbre, los seres humanos ya no seremos los mismos, habremos crecido y aprendido que el sufrimiento puede ser un camino de reconciliación y de apertura para descubrir el sentido trascendente de nuestra vida, que nos abre al diálogo permanente con los otros, con el entorno y con Dios.

Terminado el periodo de sombras habremos aprendido a vivir con más calma, disfrutando de cada momento de la vida, a estar más cerca de los otros seres humanos, compartiendo los gozos y dolores, dejando atrás las máscaras y estereotipos, para poder ver realmente el rostro único e irrepetible de cada persona, y a descubrir en la mirada del prójimo, en la naturaleza y en las creaciones humanas el sentido trascendente de nuestra vida.

A manera de conclusión algunas frases de Viktor Frankl, para reflexionar de manera personal y también para compartir con la familia y amigos, con la firme esperanza que lo enfrentado en este tiempo de pandemia dará frutos en el corazón del hombre y nos conducirá a un camino para renovar el sentido de la existencia humana en este milenio. 

  • La vida nunca es insoportable debido a las circunstancias, sino a la falta de significado y propósito.

 

  • Cuando no somos capaces de cambiar una situación, nos vemos desafiados a cambiar a nosotros mismos.

 

  • Nuestra mayor libertad es la libertad de elegir nuestra actitud.

 

  • Cuestionar el sentido de la vida es la expresión más verdadera de lo que es el ser humano.

 

  • El dolor hace al hombre lúcido y al mundo transparente. El dolor abre perspectivas hasta el fondo.

 

  • Las fuerzas que escapan a tu control pueden quitarte todo lo que posees, excepto una cosa, tu libertad de elegir como vas a responder a la situación.

 

  • No hay nada en el mundo que capacite tanto a una persona para sobreponerse a las dificultades externas y a limitaciones internas, como la consciencia de tener una tarea en la vida.

 

  • Siempre le pedimos algo a la vida, pero nunca nos detenemos a preguntar a la vida que nos pide ella a nosotros.

 

  • Vive como si estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez hubieras obrado tan desacertadamente como ahora estás a punto de obrar.

 

  • Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida.

 

  • Quien tiene una razón para vivir, acabara por encontrar el cómo.

 

Referencias: 

*Frankl, V. ( 1970). El Hombre en busca de Sentido. Ed. Herder.

 

*Adriana Servín Figueroa, es Licenciada en Psicología por la Universidad Iberoamericana, donde además cursó la Maestría en Orientación Psicológica y el Doctorado en Investigación Psicológica. Es Logoterapeuta acreditada y miembro de la Asociación Internacional de Logoterapia y Análisis Existencial del Instituto Viktor Frankl de Viena, Austria.

 

Comparte el Artículo

3 respuestas

  1. Es un texto que hace reflexionar pues logra conectar muchos de los pensamientos y sentimientos que estamos experimentando gracias a está pandemia y nos da un panorama alentador, dónde el cambio no significa pérdida, el cambio al que nos encaminamos es una nueva oportunidad.

  2. La felicito por su atinado artículo. Lo resumo así: todo lo que nos ocurre en nuestras vidas es una oportunidad. Aprovechemos este momento para reinventarnos.

  3. Excelente texto;
    Y si efectivamente después de esto ya no seremos los mismos, tenemos que darle un nuevo sentido a la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Diplomado en Logoterapia en línea!

Intro-Diplomado-en-Logoterapia-en-línea
Reproducir vídeo

 

    • Ya puedes aprender de la Logoterapia de forma virtual.
    • Estés donde estés y a la hora que tú prefieras.
    • No hay fechas fijas de inicio! Puedes empezar en cuanto te inscribes.
    • Logoforo-Academia está abierta las 24 horas, los siete días de la semana.

Deja tu Nombre y tu Email y te enviaremos nuestro Newsletter

Inscríbete a nuestro Newsletter
Más Artículos
mail_border_2

Deja tu Nombre y tu Email y te enviaremos nuestro Newsletter

Inscríbete a nuestro Newsletter

Logoforo es miembro acreditado de la
Asociación Internacional de Logoterapia y Análisis Existencial del Instituto Viktor Frankl de Viena, Austria.

mail_border_2

Deja tu Nombre y tu Email y te enviaremos nuestro Newsletter

© 2020 Todos los derechos reservados por María Teresa Lemus Flores