El sitio de la Logoterapia y Análisis existencial. Aniversario 19 años, desde 2005.

Propuestas para trabajar el perfeccionismo día a día.

Propuestas para trabajar el perfeccionismo día a día.

Algunas propuestas para trabajar ese perfeccionismo que hace sufrir.

El perfeccionismo es una fuente de sufrimiento en un alto número de personas. Algunos estudios indican que las mujeres tienden a ser más perfeccionistas en temas como el orden y la limpieza en el hogar, la perfección en las relaciones interpersonales y en el desempeño de sus roles, mientras que los hombres tienden a exigirse mayor perfección en el área laboral.

Es un tema que aleja a la persona tanto de una mayor sensación de satisfacción como de un aspecto tan importante como es el sentido de vida. ¡No es posible orientar el sentido de vida personal hacia la perfección!

El perfeccionismo es un riesgo a la salud mental y puede ser tanto efecto como consecuencia de padecimientos como el estrés, la ansiedad, la depresión y los trastornos de la alimentación.

Aquí te presentamos algunas propuestas para actuar en la reducción de tu autoexigencia y perfeccionismo:

Asume tus propios límites y acéptate tal como eres.

Sí, tú sabes cuáles son tus límites, lo que pasa es que a veces no eres del todo consciente de ellos. ¡Sé realista y compasiva contigo!
Re-descubrirlos te ayudará a hacer de tus límites tus aliados. Puedes sacar provecho de tus limitaciones y hacer que jueguen a tu favor, pero para ello es necesario que los reconozcas y aceptes. Esto además te permitirá sentir mayor seguridad en ti.
Ten presente que la perfección ni existe ni es algo deseable. Los seres humanos somos falibles, vulnerables y finitos. Esa es nuestra condición existencial y es necesario asumirla.

Recuerda: La perfección no es la solución, ¡es el problema!

  • ¿Con qué limitación o defecto te cuesta más trabajo ser compasiva?

Cuando te descubras comparándote, detente, observa y cambia la perspectiva.

Cuando te comparas con otras personas señalando tus “deficiencias” y destacando sus “grandezas”se resiente tu autoestima y aumenta tu inseguridad.

Puede ser que en tu infancia te compararan con otras personas a la hora de educarte como una manera de mejorar tus competencias y perfeccionar tu manera de ser: siempre había algo que mejorar que “fulanita/o” hacía de manera brillante y sintieras que tú nunca lo harías suficientemente bien.

Si actualmente te das cuenta de que has hecho tuyo ese hábito, y observas y analizas las cosas basándote en patrones de perfección, es decir, si pones tu atención en lo que no te gusta de ti y en lo que crees que deberías mejorar, en lugar de analizar lo que sí te gusta, de modo que tus comparaciones te suelen dejar en un mal lugar, esa manera de pensar hará que casi siempre el resultado final de tus pensamientos resulte de rechazo para tu persona.

¿Cómo hacerlo?

Cuando te descubras comparándote, haz saltar la señal de ALTO y analiza lo siguiente:
¿Desde qué otra perspectiva podrías mirar esta situación para no lastimarte?
– Usa tu PROPIO CRITERIO, dejando de lado lo que hacen los demás y tus ideales de perfección.

  • ¿Con quién tiendes a compararte? ¿Para qué? 
  • ¿De quién o cómo aprendiste a compararte?                                                                                                                                                         

Céntrate en disfrutar.

Realiza actividades de ocio donde no haya exigencias y poco a poco extrapola esta manera de funcionar a otras áreas de tu vida en las que sientes mayor presión. En lugar de intentar mejorar y perfeccionar, disfruta del proceso.

  • ¿Qué podría hacer o dejar de hacer para disfrutar más?
  • ¿Podría poner más atención en el proceso que en el resultado?

Juega a equivocarte.

Prueba con el error y date permiso para cambiar el modo que tienes de hacer algunas cosas.
¿Cómo hacerlo?
De manera consciente haz algo mal o a medias y observa qué sucede.

Piensa que se trata de un juego, busca alguna actividad poco importante para ti, pero en la que hasta ahora te esforzabas por hacerla de una manera excelente, por ejemplo, una tarea del hogar, alguna actividad de ocio o de cuidado personal, intentando hacerlo ahora de una manera imperfecta; sé un poco imprudente, juega a equivocarte y en lugar de temer el error, considéralo parte de la vida y del aprendizaje.

No se trata de que te pases al otro extremo, sino de que te des permiso para ser más flexible ante esas actividades y probar otras maneras de hacer las cosas:

¿Para qué hacer un huevo frito perfecto? ¿Lo quieres para un concurso?

¿Sales siempre bien peinado o bien arreglada a la calle? Prueba salir hoy de una manera menos pensada, más espontánea.

Di una cosa por otra en una conversación trivial, deja que se te “trabe la lengua”. Aplica sentido del humor a tus equivocaciones.

Estos juegos te permitirán experimentar y darte cuenta de que la mayoría de las veces son intrascendentes y no son tan graves como tu mente cree.

Intenta mirar el conjunto de las cosas en lugar poner la atención solo en los detalles.

Si sacas la lupa y miras con detalle las cosas que has realizado, es muy probable que encuentres defectos y si pones tu atención exclusivamente en ellos, a la larga, acabarás sintiendo una profunda insatisfacción personal.

Si te miras la cara con un espejo de aumento seguro que verás imperfecciones en tu piel que de otra manera te pasarían desapercibidas.

¿En qué temas tiendes a poner más la lupa?

Toma como referencia tus progresos.

Cuando llevas a cabo un objetivo, siempre partes de un punto inicial y para lograrlo es necesario pasar por puntos intermedios que te permitirán ir avanzando y aproximándote al objetivo final.
El problema está en tomar como referencia el objetivo final para valorar tu posición actual frente al mismo.

Esta perspectiva siempre hará que te centres en lo que está aún por lograr, analizarás la situación desde la falta y tus pensamientos pasarán del todo al nada. Esta manera de pensar hará que te desmotives y te sientas inútil e incapaz.

Prueba a tomar como referencia el punto inicial.
Aplaude tus avances, señala tus progresos, solo así puede mejorar tu motivación para seguir adelante y mejorará también tu autoestima.

  • ¿En qué reconozco que he tenido muchos avances?
  • ¿Qué aprendizajes recientes valoro, por pequeños que puedan parecer?
  • ¿Qué temas que me representaban un reto, se me dan hoy con facilidad?

Haz una lista de frases que puedas repetir cuando caigas en el estrés de la autoexigencia.

Pueden ser tanto frases célebres como frases inventadas por tí.  Lo importante es que tengan un efecto liberador al repetirlas. Algunos ejemplos:

«Bástele a cada día su propio afán.»

  • Nadie es perfecto.
  • Solamente yo me exijo perfección. ¡Ya no más!
  • La perfección es el problema, no la solución.
  • En la imperfección hay belleza.
  • Un paso a la vez.
  • La simplicidad trae paz.
  • No vivo para complacer a los demás.

Artículos relacionados

Comparte el Artículo

3 comentarios

  1. Cuán importante es podernos valorar desde un punto bien equilibrado y no desde una manera incorrecta en la cuál nos hace mucho daño; eso coloca una carga demasiado pesada, un estrés innecesario que termina por arruinar todo lo que con el paso del tiempo se pudiera lograr. La vida está llena de constantes aprendizajes. Valoro mucho estas capsulas de vida. Y una frase que pudiera añadir a la lista, es muy conocida por cierto: » Un paso a la vez»!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Diplomado en Logoterapia en línea!

Intro-Diplomado-en-Logoterapia-en-línea
Reproducir vídeo

 

    • Ya puedes aprender de la Logoterapia de forma virtual.
    • Estés donde estés y a la hora que tú prefieras.
    • No hay fechas fijas de inicio! Puedes empezar en cuanto te inscribes.
    • Logoforo-Academia está abierta las 24 horas, los siete días de la semana.

Deja tu Nombre y tu Email y te enviaremos nuestro Newsletter

Videos sobre Logoterapia

Logoforo ofrece videos gratuitos de Logoterapia y desarrollo personal para poner a tu alcance herramientas de crecimiento para todos.

¡Deja tu Nombre y tu Email y te enviaremos nuestro Newsletter!

Recibe Gratuitamente Noticias sobre Logoterapia y Psicología Humanista.