Adicciones y Logoterapia

Síntesis realizada por Rosamaría Vázquez-Mellado

 

Síntesis del libro:   

Logoterapia, una alternativa ante la frustración existencial y las adicciones.

Autor.- Efrén Martínez Ortiz

 

A partir del vocablo griego logos = sentido, la logoterapia se puede definir en su acepción de “razón íntima de una cosa, fundamento, motivo”.

Logos, en logoterapia, se refiere a “sentido” siendo una escuela terapéutica parte del movimiento humanista-existencial destinada a la rehumanización de la psicoterapia.

La logoterapia porque posee una visión antropológica y epistemológica propia, en donde se considera al se humano desde una visión Bio-Psico-Socio-Espiritual y se da una aproximación a la realidad desde la fenomenología. Cuenta con una definición original de los trastornos psíquicos y metodologías basadas en su concepción de realidad. Invita además a mirar al hombre introduciendo la dimensión Noética del ser humano, una dimensión espiritual, integradora, específicamente humana y holista que invita a caer el los reduccionismos biologiscistas, psicologistas, sociologistas y neologistas.

La logoterapia tiene dos aspectos principales: El análisis existencial y la logoterapia, esta última como un método de tratamiento psicoterapéutico y el anterior como la representación de una orientación antropológica de investigación. Es decir, la logoterapia es una psicoterapia que parte desde lo espiritual y el análisis existencial es una psicoterapia que se orienta hacia lo espiritual.

El ser humano desde siempre entra en contacto con el azar de la existencia, ante el cuál, puede construir a pesar o a partir de las circunstancias; sin embargo, la vida en dichos momentos contempla diferentes caminos de curso, algunos de los cuales facilitan estados de vulnerabilidad que impiden esas manifestaciones del mundo de lo posible, pues la dimensión espiritual se ve restringida por múltiples condicionamientos introyectados en la vida vivida.

Al restringirse la dimensión espiritual debido a la poca actualización que se la ha dado a dichos recursos la persona se encuentra en un estado de vulnerabilidad para el desarrollo de problemas de adicción.

Por otro lado existen caminos de vida vivida que no generan los mismos niveles de vulnerabilidad en donde las restricciones de lo noético no son tan fuertes y la susceptibilidad a desarrollar problemas de adicción no es tan grande. De esta forma se podrían exponer dos momentos:

1.-Las personas que han restringido por diferentes circunstancias sus manifestaciones espirituales y que debido a ello tienen una mayor vulnerabilidad para desarrollar un problema de adicción.

2.-Las personas cuya restricción noética no es mayor por lo que su proceso de adicción es mas lento, pero finalmente reprimen y restringen sus manifestaciones espirituales y se genera un problema de adicción.

Es importante resaltar que si se logra contactar con una pequeña manifestación espiritual en medio de las circunstancias de restricción mas adversas, es posible abrir la puerta de lo espiritual para oponerse a lo psicofísico y manifestarse a pesar de las restricciones.

Tales restricciones se refieren a una limitación de las capacidades específicamente humanas y se deben a la supeditación del espíritu humano a su organismo psicofísico. –Frankl la exhibe al decir “El espíritu humano es limitado, no menos pero tampoco más. El cuerpo no origina nada; él sólo limita; pero esta limitación del espíritu humano consiste no en último lugar , en la dependencia del espíritu humano de su cuerpo…,en la supeditación del espíritu humano a la integridad de la función instrumental y expresiva de su organismo psicofísico. Esta doble función en la que se basa toda capacidad de acción o de expresión de la persona espiritual, se puede perturbar pero no por esto destruir a la persona espiritual”.

Ante la limitación de la expresión espiritual, se impide la manifestación del poder de oposición del espíritu, y las afecciones se dan, primeramente en la expresión de la libertad de la voluntad. La adicción a las drogas, la enfermedad del organismo psicofísico y/o la vida vivida se apoderan de la capacidad de elección convirtiendo los condicionamientos psicofísicos en pandeterminismos que aumentan la vulnerabilidad y/o refuerzan el círculo adictivo alimentando la restricción de lo noético. Al permanecer detenida la libertad de la voluntad, el llamado a responder del ser humano de igual forma se restringe.

Es importante mencionar que a pesar de la restricción de la dimensión noética, el hombre sigue siendo responsable; puede que no sea responsable de su adicción (por herencias genéticas o condicionamientos sociales), pero sí es responsable de la actitud que asume frente a ella.

La segunda afección es la dificultad de expresión de la voluntad de sentido: Dado que en la restricción de la libertad de la voluntad, el organismo psicofísico queda gobernado por las voluntades de poder y de placer, estas conducen al estado de frustración en la voluntad del sentido, a la no expresión de la libertad de la voluntad,

La tercera adicción se da en el área del sentido de la vida. La conciencia como órgano de sentido se ve seriamente perturbada por la limitante y alteración en su expresión, lo que genera vulnerabilidad. Esta dificultad para encontrar el sentido único y personal de cada situación puede interpretarse como ceguera axiológica.

La responsabilidad es el valor de la vida fundamental, es además, la principal característica de la libre elección de ser-libre. A través de este valor el ser humano desarrolla su voluntad de sentido. Al descubrir nuestro ser-libre innato, el paso a seguir es asumir la responsabilidad, lo que implica tomar una postura ante lo que hemos hecho y lo que estamos haciendo, sin confundirla con un totalitarismo.

La responsabilidad entonces, es la herramienta principal en la recuperación de adicciones, es la pieza fundamental que nos permite elegir el ser libre sin temores ni ataduras, sin el miedo a crecer y abandonar la dependencia.

Lo primero y esencial del ser humano es la búsqueda y realización del sentido, es decir, su voluntad de sentido. Para Frankl, el hombre no se siente impulsado ante todo al placer y/o el poder, sino hacia una razón para ser feliz. Ni el placer ni el poder constituyen el fin del esfuerzo humano, son solo el efecto de alcanzar un fin, no el fin mismo. Cuando la tensión del ser humano a hallar y realizar un sentido, el hombre cae el vacío y la falta de sentido. La pérdida de sentido y significado de la vida, la frustración existencial y el vacío espiritual, son el producto del espíritu de los tiempos, son la enfermedad de nuestra época. El desborde de adicciones y/o comportamientos compulsivos, el suicidio, algunas depresiones, la pérdida de valores y muchas otras tragedias son el fiel reflejo de la frustración en la voluntad de sentido.

La voluntad de sentido es la búsqueda del encuentro y realización del mismo. Es a través de al obtención del sentido que se adquiere una razón para ser feliz. El sentido es toda una razón. No debemos esperar que la vida nos de sentido, debemos tomarlo de lla. En palabras de Viktor Frankl “A la vida no hay que preguntarle, hay que responderle”.

La realización de valores es una de las posibilidades más altas de sentido y la integración de significados de vida más elevados. Algunos se pueden clasificar en tres tipos:

1.-Valores de Creación que son los que “creamos” a través de una actividad para nosotros y/o para el mundo.

2.-Valores de Experiencia o vivenciales. Son aquellos que recibimos de nuestra interacción con el mundo a través de nuestras experiencias.

3.-Valores de Actitud, siendo las más altas realizaciones de sentido y se desarrollan de la forma en la que asumimos nuestra existencia, de la postura actitudinal ante un sufrimiento ineludible. Nos permiten observar el mundo de una manera tolerante y digna, pudiendo incluso ayudarnos en la transformación de experiencias a valores vivenciales. Tienen un valor transformador de la modulación de actitud, es decir, el valor de transformar el más grande e ineludible dolor, en el aprendizaje y hallazgo de sentido más importante de nuestras vidas.

Por otra parte, una de las herramientas de afrontamiento más importantes, es el optimismo trágico. Hay tres cosas en la vida que en la vida del ser humano son ineludibles; el sufrimiento, la culpa y la muerte, componentes éstos de la triada trágica. Ante ésta, los valores de actitud logran su máxima realización transformando el sufrimiento, la culpa y la muerte, en fe, esperanza y amor. El poder de resistencia del espíritu, con base en su optimismo, logra encontrar y realizar un sentido, incluso ante las peores condiciones y tragedias. El sentido entonces, lo podemos encontrar y/o conservar a pesar del sufrimiento, pero no solo a través de él se puede encontrar un sentido a la vida. En ocasiones se encuentra y se conserva a pesar de él.

La realización del sentido del sufrimiento se lleva a cabo a través del poder transformador del espíritu humano que logra aurotrascenderse y autodistanciarse de sí mismo, para mantenerse entero a pesar del dolor. Esta transformación está dada en el desarrollo de los valores de actitud como herramienta fundamental para encontrar este sentido.

El sentido en la vida existe en todo momento y bajo cualquier circunstancia; el sentido de la vida también existe y de igual forma se busca y se debe descubrir.

Es entonces que la logoterapia es una alternativa ante los males de la época, centrada ésta, en el sentido; es una visión de hombre que cree en el mundo de lo posible y que considera al ser humano como una unidad múltiple a nivel Bio-Psico-Socio-Espiritual.

Sus principales fundamentos nos dicen:

1.-Que existe una libertad de la voluntad dentro de la cuál se enmarca la responsabilidad. Negarla es una libre elección de no-ser libre. Entendiendo la responsabilidad como la habilidad de dar respuesta a las preguntas que plantea la vida y como la capacidad de asumir las consecuencias de las elecciones realizadas.

2.- Que las voluntades de placer y de poder conllevan un argumento inherente que se opone a la autotrascendencia y frustra la existencia del ser humano: así, la logoterapia argumenta que el placer es consecuencia de alcanzar un fin y el poder un medio para el mismo, y no el fin en sí, motivo por el que se promueve un estado de frustración que conlleva al surgimiento del vacío existencial. En cuanto a la voluntad de sentido, ésta no busca alcanzar el poder ni el placer, su interés es el encuentro de un argumento, una razón para ser feliz.

3.- Que su primer fundamento antropológico es el postulado de la libertad de la voluntad; no solo es ante algo, sino para la búsqueda del sentido de vida: es decir, para el desarrollo del segundo fundamento logoterapéutico o fuerza motivacional llamada voluntad del sentido. El sentido es único e irrepetible para cada persona.

 

¡Inscríbete a nuestro Newsletter!
boletín logoterapia
Regularmente enviamos información relevante sobre la Logoterapia a través de nuestro Newsletter.
Para inscribirte a nuestro Newsletter por favor deja tu nombre y email.
En cualquier momento que ya no quieras recibir más información de nosotros podrás des-inscribirte.

Comentarios

  1. JOSEMARIA

    Muchas gracias por la riqueza argumental de esta obra. Yo soy abogado de profesion, pero aficionado de la logoterapia, la considero la corriente psicológica que con mayor amplitud y exactitud da respuestas a la existencia humana.

  2. JUAN ANTONIO DEL BOSQUE REYNA

    actualmente trabajo con un grupo de adictos en recuperacion en un centro de readaptacion social de esta ciudad de hermosillo , sonora . soy un apasionado de la teoria de frankl y este articulo , como muchos otros sera de gran ayuda y orientacion en mi trabajo con inetrnos.muchas felicidades y gracias

  3. Manuel Estrada

    Gracias por el aporte de tan valiosas síntesis. Es una excelente manera de conocer la obra de autores tan interesantes.

  4. José Guedes

    Muito bom o artigo: resume muito bem princípios apresentados por Frankl . Trabalho em uma comunidade terapêutica no Brasil e percebo os conhecimentos da Logoterapia como uma eficiente forma de abordagem aos problemas exibidos pelos adictos.
    Gracias,
    Guedes

  5. Luis Mario Cardenas Morales

    La voluntad de sentido; esencia de la fuerza espirtual que mueve a la recuperacion; los grupos de autoayuda como AA refuerzan esta hipotesis: el uso de estas “reservas espirituales” inherentes en cada persona; logrando ese milagro de la recuperacion por lo menos 24 horas ante el determinismo psicofisico representado en el cerebro del adicto que reclama al cuerpo la sustancia para la posterior excitacion por la dosis de dopamina ( sustancia relacionada con el placer)contenida en la droga.Asimismo
    el concepto de la triada tragica el sufrimiento, la culpa y la muerte; como estos tres puntos inherentes a la existencia pueden ser transformados por los valores de actitud; la actitud; la voluntad; la esencia del ser;
    la capacidad de ese poder espiritual encuentra en la voluntad la puerta de entrada para recuperar la conciencia de ser persona autodirigida en enmedio de la enfermedad de la adiccion que despersonaliza; pero sobre todo irresponsabiliza a la persona haciendola un objeto del determinismo bioquimico de un cerebro adicto a tal sustancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>