Directorio-Logoforo

La actitud logoterapéutica ante la enfermedad crónica

22/09/2008

Por Dra. Ma. Luisa Monroy

La pregunta de ¿por qué se enferma?, debe integrarse con la de ¿por qué no se enferma frente a iguales circunstancias?

A partir de la visión antropológica de Viktor Frankl, que reconoce al hombre como un ser bio-psico-espiritual, abordamos el “modo humano de enfermar”, en él intervienen tanto factores externos como la respuesta interna, lo que muestra su multidimensionalidad.

Se podría decir que lo de fuera son los factores condicionantes ( familia, trabajo, sociedad, genes, medio ambiente, etc.) y lo de dentro, lo personal, la libertad del ser no sujeta totalmente a los condicionantes. (Gerónimo Acevedo).

Mientras una enfermedad puede destrozar a una persona, para otra puede significar un reto. Lo importante no es lo difícil de la situación, sino la actitud que se asume ante ella.

Una actitud negativa está ligada siempre con la frustración, la resignación pasiva, la desesperación, el estancamiento, la indiferencia y los vaticinios desfavorables.

Una actitud positiva nos conduce a no considerarnos como víctimas desamparadas y permite que nos veamos asumiendo el control de la situación en la medida de lo posible. La atención se dirige hacia las metas, los propósitos, las tareas, los valores, la libertad de elección y la responsabilidad. El centro de atención está lejos de las puertas que permanecen cerradas y se dirige intencionalmente hacia las que están abiertas o pueden abrirse.

Viktor Frankl nos dice que los valores de actitud proporcionan un importante camino hacia el Sentido; que se puede encontrar sentido en la forma en que se afronte un sufrimiento inevitable, pues hay la posibilidad de hacer una elección importante: cuestionarnos por qué tal tragedia nos sucedió – una pregunta que no tiene respuesta y que por lo tanto conduce a la desesperación – o después de un período de aflicción , aceptar lo inevitable y preguntarnos para qué nos está sucediendo tal experiencia, qué podemos aprender de ella, qué podemos hacer ahora en la dolorosa situación en que nos encontramos, para la que sí puedan encontrarse respuestas que conduzcan a la esperanza.

He aquí algunas preguntas que cada uno puede formularse para lograr el cambio de la desesperación a la esperanza:

°¿Qué necesito aprender de esta circunstancia?

° ¿Cómo podría este evento convertirme en una mejor persona?

°¿Quién en esta situación necesita mi ayuda?

°¿Hay alguien cuyo dolor yo pueda mitigar?

°¿Cuál es el asunto más importante en el que puedo emplear mi tiempo?

°¿Qué puedo hacer aún que beneficie a alguien?

°¿A quien amo y deseo proteger en esta situación?

°¿ A quien puedo dar mi apoyo?

°¿Hay asuntos inconclusos con alguna persona que debo resolver?

°¿Qué tipo de saber o conocimiento poseo que pueda beneficia a otros?

°¿Hay algo de mi dolor o experiencia que pueda compartir en beneficio de otros?

°¿Qué me queda todavía que pueda yo amar más profundamente?

°¿Cuál es el primer paso que debo dar para asumir mi nueva actitud?

Asumir una actitud positiva no significa que no deba desahogar mi tristeza, enojo, miedo… El desahogo es necesario, sanador. Las lágrimas lavan el dolor, desintoxican el cuerpo. Es más fácil entonces tener fuerza para seguir luchando, para encontrar nuevas alternativas a un nuevo estilo de vida.

Muchas personas han expresado a lo largo de la historia, haberse convertido en mejores personas después de una experiencia de enfermedad, pérdida o tragedia. Sus vidas adquirieron mayor calidad, sentido y trascendencia.

La vida nos presenta muchas oportunidades de autorrealización y trascendencia, está en nosotros quedarnos en el lamento y la involución o aprovecharlas para nuestro crecimiento y el bien de los demás.

 

Bibliografía

Acevedo, Gerónimo. El Modo Humano de Enfermar.

Acevedo, Gerónimo. La Búsqueda de Sentido y su efecto terapéutico.

Lukas Elisabeth. También tu Sufrimiento tiene sentido.

Fabry Joseph. Señales del Camino hacia el Sentido.

Unikel, Alejandro. Logoterapia dentro y fuera del campo de concentración.

 

{ 3 Comentarios… Lealo(s) oagregue uno }

Luis Mario Cardenas July 31, 2009 at 5:36 pm

La primera aplicacion que supe le atribuian a la logoterapia es a los enfermos terminales y con enfermedades cronicas; se que la actitud juega un papel predominante en este proceso eso lo se por lo que me compartio mi madre sobre los ultimos momentos de mi hermana enferma de leucemia; LA ACTITUD DE ELLA FRENTE A SU SUFRIMIENTO

Reply

Annonymous July 31, 2009 at 5:36 pm

COMO SIEMPRE LA LOGOTERAPIA LLEGA A MI EN EL MOMENTO MAS ACERTADO, MI ANGEL ME LO ENVIA, MI NUERA TIENE ESTA PERSONALIDAD,SIEMPRE BUSCA LA MANERA DE COMO ENFERMARSE Y AUNQUE SOY LOGOTERAPEUTA ME DESESPERO PORQUE NO SE COMO AYUDARLA.

Reply

Marji July 31, 2009 at 5:36 pm

Me encanto, mas que nada porque tengo a un ser querido pasando por un momento angustiante de Cancer.. y comentarle esto que lei, le hara mucho bien, como un balsamo.

Reply

Deje un comentario

Entrada previa:

Entrada siguiente:

DAU