Archivos: perfeccionismo

La teoría del límite y sus aplicaciones terapéuticas

Por Lourdes Zambrano

 

La observancia del límite me abre a la posibilidad de percibir que hay un sentido en mi existencia.

(Ricardo Peter)

 

Hablar de límite es hablar de filosofía. El límite es un concepto filosófico, que fue definido por primera vez, como nos recuerda Ricardo Peter[1], por Aristóteles, quien identificó cuatro cualidades del mismo, entre las cuales destacan dos: consistencia e insuficiencia. [2] Es decir, todo lo que existe ocupa un lugar en el espacio, y sólo ese lugar. La realidad tiene una única forma de existir: siendo limitada. “El límite se presenta como la consistencia de la realidad, y la realidad como la insuficiencia de la consistencia.” [3]

El hombre es también un ser limitado, de eso se ocupa la Antropología del Límite[4]: “Para contar con una condición real de mejoramiento y desarrollo personal, además de pactar con sus propios límites, tiene que acomodarse con los límites ajenos y sortear con los límites de sus alrededores.”[5] Y es aquí cuando los límites se vuelven existenciales, es decir, cuando pasan de ser límites en el sentido metafísico o filosófico de la palabra, límites abstractos, a ser límites reales, límites experimentados por mi persona. O sea, cuando pasan de ser “límites en sí” a “límites para mí”.[6]

Los límites son entonces parte de nuestra existencia, y los experimentamos constantemente: Cuando una tarde lluviosa impide que salgamos a hacer una caminata. Cuando un grupo de manifestantes dificultan nuestra llegada a tiempo …


Leer más...

Neurosis de Orientación y Sentido: Por un trabajo conjunto entre Terapia de imperfección y Logoterapia

Por Dr. Ricardo Peter

“La vuelta a sí mismo se convierte en un rodeo interminable”.

(E.Lévinas).

 

La Logoterapia ha destacado en el ámbito psiquiátrico por su consideración antropológica abierta a la dimensión personal-espiritual del hombre. Es conocido el origen bíblico, concretamente del judaísmo tardío, de esta consideración, donde el hombre entero es concebido de manera tripartita, es decir, además del cuerpo y del alma, se le asigna un elemento espiritual.

Especialmente en la visión de Pablo (en una única ocasión en 1Ts,5, 23), el hombre creyente está dotado de soma, psiche y pneuma. Además de la “psyjé”, que se refiere al principio vital y en hebreo corresponde a “nefes”, Pablo habla también de espíritu (“pneuma” en griego, “ruaj” en hebreo) para designar la parte más profunda y elevada del hombre. Se trata de una antropología todavía poco ordenada y consistente, porque a veces la misma palabra psiche se traduce indistintamente por vida, alma o persona. Posteriormente la reflexión filosófica cristiana, fuertemente influida por el platonismo y por el neoplatonismo, hará de esta primitiva consideración un elemento decisivo en su concepción del hombre, desarrollando una acentuada espiritualización y personalización del alma.

Hoy en día, la antropología filosófica de inspiración cristiana nos prestaría el término de “yo-profundo”, para referirse a la dimensión espiritual del hombre en contraste con el “yo-empírico”, característico de David Hume y de Stuart Mill, quienes redujeron el alma al aspecto meramente psicológico.

La psicología junghiana y la psicología …


Leer más...