La Logoterapia en la educación

CONTRIBUCIÓN DE LA LOGOTERAPIA-ANÁLISIS EXISTENCIA DE VIKTOR FRANKL A LA PROMOCIÓN DE LA SALUD EN EL ÁMBITO EDUCACIONAL
POR: MARILUCY NARDELLI WANDERMUREN MURUCCI

¿Por Qué este trabajo se titula “La contribución de la Logoterapia / Análisis existencia de Viktor Frankl a la promoción de la salud en el ámbito educacional”? ¿Por qué la promoción de la salud en el contexto de la educación, de la psicología educacional? Porque sabemos que la escuela es un espacio privilegiado.
Allí, en ese espacio, acontecen los cambios más importantes del individuo. Lamentablemente, el espacio-escuela se encuentra hoy en una situación de padecimiento.
Los educandos padecen sufrimientos o enfermedades, que ni la familia ni la sociedad han considerado y que, por lo tanto, se reproducen en ese espacio-escuela.
Los objetivos de la promoción de la salud son:
– fortalecer la capacidad para decidir, es decir, no ser arrastrados por determinismos;
– fortalecer los principios y valores, que favorecen la autonomía de vida, la seguridad y la confianza en sí mismos;
– hacen consciente la posibilidad de trascender y de transformar, o sea, poder ir más allá de todo aquello que se recibe; ir más allá dando una respuesta que transforme las posibilidades;
– desarrollar la libertad y la responsabilidad frente a tantas cuestiones existenciales que se imponen en nuestro día a día en las diversas formas en que estamos siendo convocados para responder a cada una de ellas.
Estos objetivos está relacionados con una base teórica asentada en la visión del hombre de Viktor Emile Frankl: es un ser tridimensional, bio-psicoespiritual.
En cuanto persona espiritual, es única e irrepetible en su manera de estar-en el mundo y ser en el-mundo; es un ser que decide a cada momento, escoge, elige y opta. Tiene la libertad en esa opción tiene la libertad para superar diversas propuestas y respuestas.
En su sede como persona, la “conciencia ontológica”, según el vocabulario de Frankl, es la que le ayuda a responder como ser humano para la realización de valores y para descubrir el sentido Y, como ustedes ya saben, esta realización de valores se plasma a través de los ya conocidos y propuestos por Frankl, valores de creación, valores vivenciales y valores de experiencia.
¿Cómo se da la promoción en el contexto de educación espacio-escuela?
Existen dos elementos frente a los cuales debemos estar muy atentos; por un lado, la información y, por otro lado, el conocimiento. Estos dos deben articularse en cada institución, de acuerdo con la propia identidad de la institución y las características del público infantil y adolescente que reside allí.
Es fundamental la formación de actitudes y fomentar la capacidad de reflexionar acerca de estas actitudes.
Asimismo, es importante la formación en el desarrollo de una axiología. En esta formación axiológica, es prioritaria la capacitación, la actualización en estos temas, pero, también, el estilo de vida de los educadores o de aquéllos que trabajan en ese espacio escuela.
Sólo es efectiva la prevención de la salud, cuando se integran estos tres componentes.
Información / Conocimiento
+
Formación de actitudes
+
Formación valorativa
+
Promoción de la salud
Formación integral del ser humano

Podemos sintetizar diciendo que, para trabajar en la promoción de la salud, debemos tener en cuenta aquello que es, aquello que se puede hacer y, entre aquello que es y aquello que se puede hacer, ¿Qué hacemos para trabajar en la promoción de salud?
Considero que, cuando hay información y conocimiento, pero se descuida la formación de las actitudes y la formación axiológica, no se genera una adecuada promoción de la salud.
En cambio, si se suman o coordinan tanto la formación en el conocimiento, como la formación de las actitudes y la formación axiológica, podemos estar seguros de alcanzar la formación llamada “integra” del ser humano o integral.
Aquí se adquirirán los conocimientos, pero desenvolviéndolos a través de una genuina autorrealización. Esta se plasmará a través de los valores – más que conocidos- vivenciados, realizados.
Buscamos, entonces, el modelo de aplicación y tomamos un espacio-escuela donde se descubrió una necesidad específica. En esa escuela, el objetivo apuntaba a responder a la problemática que planteaba la escuela. A la escuela le preocupaba la prevención del uso indebido de drogas lícitas e ilícitas.
La población que presentaba esta problemática la constituían alumnos – en total 215 – entre 11 y 12 años.
Nosotros trabajamos con temas específicos de la edad, lo propio desde el punto de vista evolutivo y lo propio de las características de esta escuela. Las problemáticas estaban relacionadas con preocupaciones que mantenían estos púberes y con su identidad ciudadana, con la violencia, con la relación conflictiva entre padres e hijos y con rendimiento escolar muy bajo.
Comenzamos, entonces, trabajando con valores como una temática general. Estos valores, que fueron sugeridos en el trabajo con los educandos o alumnos, fueron: respeto, confianza, libertad, amor, solidaridad y encuentro.
Quisimos trabajar con actitudes dentro de esta metodología a fin de llevar a la práctica los valores. Proponíamos un tema específico que, en algunos casos, era la violencia, en otros, el maltrato, y en otras, el respeto. Se desarrollaban tareas de reflexión y dinámicas de grupo en donde se planteaba, por ejemplo, qué actitud tomar ante la violencia, si partía del respeto.
La primera etapa consistió en efectuar una entrevista diagnóstica de la institución. Además, procuramos conocer cuáles eran los recursos materiales y físicos con que contaba esa institución. Tuvimos que detectar qué personas pertenecientes a esa escuela podrían colaborar para aplicar el proyecto.
Con esta modalidad de trabajo, contribuimos a que se valieran de sus propios recursos, que hasta ahora no habían aprovechado, y, así, no tuvieran la necesidad constante de contratar colaboradores externos.
La segunda etapa consistió en presentar el proyecto, la propuesta y los objetivos a los directivos, los docentes y al personal de maestranza.
Planificamos la organización de conferencias y disertaciones dirigidas a estos adultos, para que ellos aprendieran acerca de los temas que íbamos a implementar, ya que ellos serían protagonistas en este trabajo.
Tratamos, también, de sensibilizar y concientizarlos de la necesidad de cuidar el espacio-escuela, ya que, dentro de ella, se reproduce la violencia que hay afuera.
Este aprendizaje formaría parte de la prevención del uso de drogas, por eso, era importante que ellos entendieran que la drogodependencia no es algo que sucede allá afuera o en algún lugar, sino que forma parte del día a día y que puede, de hecho acontece, ingresar en el espacio- escuela.
Siempre es necesario trabajar con los temas específicos del periodo de la psicología evolutiva propia de los educandos y relacionarlos con valores. No ser trata sólo de abordar el tema específico de las sustancias que se consumen, lo cuál está a cargo de especialistas, sino que los educadores deben conocer cuáles son los recursos con los que cuentan, dentro de la escuela, para implementar la promoción de la salud.
La tercera etapa correspondió al entrenamiento de profesores, preceptores, directivos y personal de apoyo (llaman así a todas aquellas personas que viven dentro de la escuela y que no se ocupan de tareas específicamente educativas, por ejemplo, el personal de maestranza).
A cada uno se le asignó roles y funciones. Los profesores tocaron temas específicos durante los tres primeros días de cada semana y organizaron trabajos conforme a criterios puestos en común. Contaban con la ayuda del personal de maestranza y el personal administrativo. Los preceptores se encargaron de acompañar a los alumnos, a los educandos, para motivarlos y hacer cumplir la tarea con la menor dispersión posible.
Para los 215 educandos fueron entrenadas y capacitadas unas 50 personas, durante un mes.
En la cuarta etapa, recién comenzó la aplicación de todo lo que había sido planificado en la primera, segunda y tercera etapa. En cada aula, cada educador, docente, profesor, maestro, exponía el tema específico de la semana y, luego, se trabajaba con dinámicas, talleres y determinaciones de ese tema, comunes dentro de toda la escuela, en los diferentes niveles.
Cada docente participaba de un valor en el espacio común de todos: educadores, profesores, maestros, personal doméstico, personal administrativo, perceptores.
La semana concluía con la intervención de lo trabajado en el aula y lo propio del tema común que se centralizaba en un valor, plasmado en actividades creativas. Esos trabajos recibían una puntuación, una clasificación sujeta a criterios que habían sido explicitados previamente.
Como una forma de motivación, se optó por ofrecer un premio, una recompensa a aquéllos que obtuviesen el mayor puntaje: un viaje cultural.
En la quinta etapa, se realizó la evaluación utilizando como criterio la capacidad de integración de los temas de la semana. Se evaluó que esta integración se hubiera hecho de manera positiva y clara. Además, se tuvo en cuenta el esfuerzo, creatividad y la originalidad que se expresaba en los trabajos. A cada uno de estos ítems se les adjudicó un puntaje.
Asimismo, había otro requisito relacionado con el tiempo: la entrega del trabajo dentro de un plazo, y cumplir ajustadamente con ese plazo. Esto duró tres meses sin interrupción.
¿Y cuáles fueron los resultados?
-90% respondieron que el proyecto ayudó a reflexionar sobre la vida y cómo les gustaría vivirla. Observamos, en paralelo que se vio fortalecida la capacidad para decidir, para tomar iniciativa y dirigir la intención de sus acciones.
-80% respondió que los valores en la vida actual son fundamentales para todos.
-86% respondió que es muy necesario, para la vida social, reflexiona y aprender acerca de la realización de valores.
-90% respondió que valió la pena participar del proyecto.
-61% respondió que es fácil vivir con la realización de valores.
Parece fácil, sin embargo, es difícil dar respuestas a estos temas. De valores se habla mucho, pero, cuando s trata de plasmarlos a través de una acción concreta, se complica. Por eso, es que, contar con una herramienta que permita la evaluación nos proporciona una idea de cuáles son los valores pensados y cómo son los valores vividos.
-75% opinó que sería muy bueno que el proyecto continuara.
Cómo conclusión, pudimos apreciar que se fortalecieron los vínculos entre profesores y alumnos, después de la implementación del proyecto, que fue recibido con entusiasmo, debido a que todos pudieron preguntar, satisfacer sus dudas y encontrar respuestas para poner en práctica.
Por ser un trabajo que no solamente informa sino que, a través de la información, también orienta y hace viable la puesta en práctica de valores, de modo creativo, educativo y vivencial, se registraron cambios en el comportamiento dentro de la escuela: de actitudes, en la relación entre pares y entre niños y los adultos.
También se observó que mejoró el aprendizaje, que descubrieron nuevos métodos para trabajar con talentos y con habilidades por parte de los alumnos, y también que eran capaces de realizar muchas acciones que no imaginaban que era posible plasmarlas.
Por ejemplo, una actividad que, a partir de entonces, se suscitó y que continúa vigente en esa escuela, fue que estos niños, tan movilizados por la violencia, el egoísmo y la falta de respeto, colaboran, aportando alimentos no perecederos, con un grupo de niños que viven en un orfanato.
Hay fotos de la escuela y de las distintas producciones que los educandos realizaron, que fueron tantas, que llegaron a cubrir todas las paredes de las aulas y de los pasillos. Los niños elaboraron una gran variedad de trabajos: canciones, dibujos, acrósticos, collages, obras con características teatrales, lúdicas e, incluso, con dinámicas. Ellos realmente disfrutaban de lo que estaban aprendiendo y les gustaba expresarlo para sus familias.
Con esto, podemos comprobar y compartir con ustedes la experiencia de que es posible trabajar de esta manera en un contexto de bajos recursos.
Para terminar, quiero comentarles que el grupo de niños que fue premiado, por la evaluación, con el viaje cultural, renunció al paseo, para que otros no se sintieran mal por no haber ganado. Gracias.

Texto extraído del libro:
Salven al hombre: Latinoamérica unida en búsqueda del sentido – 1ª edición
Buenos Aires: San Pablo, 2006
Por: Lilia Lemus García

¡Inscríbete a nuestro Newsletter!
boletín logoterapia
Regularmente enviamos información relevante sobre la Logoterapia a través de nuestro Newsletter.
Para inscribirte a nuestro Newsletter por favor deja tu nombre y email.
En cualquier momento que ya no quieras recibir más información de nosotros podrás des-inscribirte.

Comentarios

  1. Raul

    Muy interesante el trabajo desarrollado, sin embargo debo resaltar como cuestión de forma, la falta de claridad al exponer la información, queda confuso su objetivo científico y parece más una exposición anecdotista de un trabajo.

    Basandonos en la necesidad de hacer de la logoterapia una rama de la psicología creíble, es prudente seguir los estilos de publicación si es que se quiere plasmar algo como lo visto en este artículo.

    Por ultimo, y a modo de pregunta: ¿Cómo midieron esos porcentajes? ¿Existe validez científica la batería utilizada? y ¿Cómo se comprobó la mejoría de las relaciones entre el personal educativo y los educandos?¿Se uso un diario de campo post-exposición al programa? ¿Cuáles fueron las categorías usadas?

    Gracias por la respuesta

  2. Tere

    La autora de este artículo lo publica en Salven al hombre: Latinoamérica unida en búsqueda del sentido – 1ª edición
    Buenos Aires: San Pablo, 2006
    En ese texto podrás encontrar las respuestas u obtener datos de contacto.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>