El vacío existencial: reflejo de la sociedad posmoderna.

Y de repente me hallo frente a mí, en un inconmensurable angustia de ver una simple y llana humanidad; una presencia desnuda que se ve frente al espejo del ser que camina sin retraso hacia la muerte. No sé quién soy sin tener cerca aquel aparato que da una identidad, que me hace sentir parte de un grupo selecto (aunque sé que la realidad me indica que ya casi todos pueden tenerlo). No sé quién soy ante un silencio inquietante que me grita mi soledad. No sé quién soy sin el ruido de las risas, de la fiesta, del alcohol, del sexo o simplemente del trabajo. Sencillamente, me siento vacío”.

Tales palabras dejan de ser una creación poética de la época del romanticismo, donde la exaltación de los sentimientos colmó las letras y los pensamientos de los jóvenes. Hoy son palabras, ya no producto de una maximización de las emociones, sino una realidad cruda, una realidad de cientos de personas que no encuentras respuestas a sus más grandes preguntas, una realidad que se presentan cada vez más y más en diversos hogares, y en diversos corazones.

La época posmoderna trajo consigo una gran cantidad de preguntas, de cuestionamientos, de planteamientos nuevos, de tolerancia, de respeto. Un época posmoderna donde empezo a increpar de todo aquello que estaba previamente preestablecido; por medio del mazo de la ilustración dudó de todo cuando ya se daba por sentado. En un momento permitió el progreso, pero hoy, dicha postura ya no permite ni siquiera avanzar a paso seguro por las turbulentas aguas de una realidad incontrolable.

Viktor Frankl, hablando de la falta de identidad de los seres humanos, mencionó que dado que hemos perdido los instintos que nos indicaban lo que teníamos que hacer, que nos guiaban; y ante la pérdida de fuerza de los valores tradicionales; el hombre se queda como un ser que ve al infinito cuestionándose sobre su propia existencia, sobre cuál es el camino adecuado, el fin de su existencia. Ante esta angustia el hombre tiene que elegir, y elegir provoca angustia. Entre la espada y la pared.

¿Qué hacer ante este panorama lleno de incertidumbre? La mujer y el hombre actuales van dejando que su caminar sea guiada por las múltiples ideologías que surgen con gran fuerza, pero al aparecer una nueva que promete mejoras personales y bienestar a su muy particular agonía, cambian, como el viento cambia de dirección en invierno, con la esperanza de encontrar calor y luz.

A mayor superficialidad, mayor angustia. El ser humano, llamado por la ciencia homo sapiens, es un ser pensante, un ser capaz de ser crítico, de preguntar, de cuestionar. ¿Cuál ha sido el error del posmodernismo? Que ha sido incapaz de aceptar alguna respuesta como cierta, dado que “todo depende del cristal con que lo miras”. Su incuestionable argumento de que “nada es verdad” trae consigo un fuerte vendaval de dudas, dudas incapaces de ser satisfechas con cosas materiales, con necesidades e instintos, con ruido, con compañía. ¿Entonces? ¿Qué hacer con este vacío que se hace cada vez más grande?

Una sociedad post revolucionaria (industrial y sexual), que ha avanzado a grandes pasos en el descubrimiento de grandes adelantos, se olvida del ser más maravilloso del universo: uno mismo, el ser humano. El hombre es un ser de pregunta, pero también es un ser de respuesta. El hombre es un ser que cuestiona, pero es también un ser que espera. El hombre es un ser que duda, pero también busca una respuesta. Y es ahí, donde el posmodernismo nos ha dotado de preguntas, de cuestionamientos y de dudas, pero nulas – o muy pocas – respuestas.

El valor del ser humano no está sujeto a una corriente ideológica, sino que es inherente a cada uno; no está ligado a una marca, sino a la esencia humana; no está configurada por el estatus, sino a la vida; no lo determina el tener, sino el ser.

El vacío existencial, reflejo de una sociedad posmoderna, es fruto de la carencia del valor más importante: el valor de la existencia humana. Pero, al final de cuentas, no es en sí el posmodernismo quien da como fruto el vacío existencial, sino somos las personas que hemos creído toda la avalancha ideológica y no hemos sido capaz de encontrar las respuestas a las preguntas más elementales.

Nietzche nos compartió que “quien tiene un por qué para vivir, podrá soportar cualquier cómo”, por lo que para superar, en cierta manera, aquel vacío que nos aqueja, habrá que preguntarnos, ¿cuál es nuestra razón de existir?

Autor: Edgardo Flores Herrera

¡Inscríbete a nuestro Newsletter!
boletín logoterapia
Regularmente enviamos información relevante sobre la Logoterapia a través de nuestro Newsletter.
Para inscribirte a nuestro Newsletter por favor deja tu nombre y email.
En cualquier momento que ya no quieras recibir más información de nosotros podrás des-inscribirte.

Comentarios

  1. armando rodriguez

    Tiene toda la razón, en mi caso lo tengo todo pero…….CON UN GRAN VACIO EXISTENCIAL, desde hace muchos años.
    Tengo 51 años y la verdad EL VACIO DUELE!
    Espero algún día LIBERARME DE ESTO!..pero…CÓMO!!
    Tienen algo de literatura ó algún taller sobre éste tema?
    Reciban un cordial saludo….
    Atte. Armando Rodriguez

    • andrea

      Armando no pude evitar comentarte.
      Quiero dejarte una página web de un movimiento al que pertenezco y espero te sirva de algo: ww.aguaviva.org.mx
      ¡Escríbeme si tienes dudas, me encantaría poder compartir contigo este mensaje de vida!

      andrea@mamadigital.mx

  2. Tere

    ¡Claro que duele Armando! La buena noticia es que hay mucho por hacer: movilizar tu voluntad de sentido y elegir enriquecer tu vida con lo que nutre el alma: amistad, amor, arte, cultura, servicio…
    Ojala pudieras entrar al Diplomado en Logoterapia que inicia en febrero próximo si vives en Querétaro.
    Si no, pronto tendremos un curso en línea.
    ¡Saludos!

  3. Marcela González

    Hola buenos dias…vivo en Nicaragua y estoy buscando información acerca de las crisis emocionales en la edad de 28 años, soy la mayor de tres hermanas mujeres, mi hermana menor tiene 28 años y esta pasando un momento muy dificil, esta sumida en una depresion que pienso es severa, estudio algo que al final no le gusto, esta trabajando en la carrera, pero no esta satisfecha, quiere dejarlo porque ella esta muy metida en una congregación católica, a la cual le da mucho tiempo y recursos, tanto asi que no colabora en casa con limpieza, dinero, no colabora en nada, el problema es que en su trabajo falla mucho, no se cuida a nivel personal, no conversa o comparte con nosotros, en fin el problema es tan grande que ya afecta a todos en la familia, estamos muy preocupados y me parece que ella esta justificando ciertas actitudes a su depresion, la cual dice que esta tratando con un sicologo, pero no se ve avance en ella, mi mamá tiene miedo que se llegue a quitar la vida, le roba dinero si no tiene, etc. Que se puede hacer al respecto? estoy preocupada me parece q se esta conviertiendo en un ser improductivo y hasta dañino para los que la queremos. Gracias

  4. Rita

    Es cierto. Esta era nos deja escoger entre muchos caminos, y siempre siempre con la sensación de que cuando estás en uno, piensas que hay otro mejor. Tanto en relaciones personales, como en lo material, como en estudios…. Estoy llorando de lo mal que están las cosas. No valoramos = no disfrutamos … se obtiene rápido, soplar y hacer burbujas, y estas se van rápidamente…… quizás si que estamos perdiendo los instintos que nos guiaban, bien cierto que cada vez estamos más apartados de la naturaleza, al olvidar que provenimos de ella, seguro que a la larga olvidamos quienes somos. Gracias quien haya escrito el texto, me ha gustado mucho.

  5. MUJER DE PACTO

    RAZON DE VIVIR ME DISTE CUANDO YA NO TENIA, EXTENDISTE MIS BRAZOS CUANDO EL MUNDO ME ABANDONO, ME DISTE ALEGRIA CUANDO ANTES SOLO HABIA AMARGURA, ME DISTE AMOR CUANDO NADIE ME SUPO AMAR. ES POR ESO QUE YO TE AMO CRISTO, ES POR ESO QUE TE ALABARE, ME DISTE AMOR CUANDO NADIE ME SUPO AMAR.(CANCION) DICEN QUE TENEMOS EN NUESTRA VIDA UN VACIO, DEL TAMANO DE DIOS, EL ME HA LLENADO, ME HA DADO IDENTIDAD CORRECTA, ME HA DADO PROPOSITO Y DESTINO

  6. Creo que el vacío del alma lo sienten quienes tienen expectativas en el futuro. Vivir el día a día ayuda a no sentir ese vacío existencial”

    • Juan

      hola patricia, no puedo discernir más de tu comentario, pero sin ofender, ya que es algo que nos afecta a todos y que hasta hace poco lo pensaba de la misma manera. Te recomiendo una bibliografía que puede abrir tu percepción del espacio tiempo y como afecta socialmente el pasado ausente y el futuro incierto.
      No te dejo un link porque suelen caerse, lo dejo en tus manos para que lo googlees. ‘la era del vacio’ de Gilles Lipovesky con fecha 1986.
      verás que no es de esta última década, pero es mas actual de lo que aparenta.
      Saludos.

  7. Gabriel

    Toda la existencia es un vacío. Uno puede crear sentido a la vida y metas, pero eso solo se queda en la subjetividad de la persona todo aquello que construyó, perece con él . La gran pregunta es ¿El mundo tiene sentido? y si es asi ¿Cuales es? El mundo es cruel, y no contesta eso, ni siquiera informa de algún modo real, objetivo, seguro, certero cual es su esencia y si tiene o no un fin todo el existir. Por eso pienso que el mundo es irracional, porqué perfectamente podría no haber un fin a toda esta locura que se llama existencia. Podemos ser nada mas que un mero accidente en toda esta locura. La razon humana puede apelar a que si existe un fin (por Dios, la ciencia etc.), pero el mundo puede perfectamente no corresponder a la razon humana. Por eso, el mundo (todo lo existente) es un canalla silencioso…

Trackbacks

  1. […] lo decia Victor Frankl en sus reflexiones acerca de la sociedad posmoderna . Este fue un neurologo y psiquiatra […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>