El Miedo al Futuro como crisis de Sentido

Por Ma. Teresa Lemus Vanek

Encontré entre mi material este resumen de un tema de la Dra. Elisabeth Lukas que me parece muy actual. Desde hace tiempo se percibe en el ambiente una falta de esperanza en que el futuro pueda traer algo mejor para la humanidad.

Con frecuencia me llegan a consulta personas que no apuestan a tener un futuro que valga la pena de vivirse, ésto se traduce en sus vidas en una pérdida de sentido, crisis de ansiedad, insomnio y otros síntomas que les hacen la vida difícil y desagradable.

Espero que les sirvan estas reflexiones:

EL MIEDO AL FUTURO COMO CRISIS NOOGENA.

Los hechos que se suceden en el mundo no son muy halagüeños, pero los hechos no son un destino ineludible. Son una advertencia y una provocación para que hagamos saltar la chispa creativa, para conjurar el espíritu que llevamos dentro y, con su ayuda, pasar de cuestionar el futuro a responder al presente. Cuando parezca que los problemas globales ya han rebasado casi por completo los límites de la solución, debemos elegir nuestras respuestas a los mismos desde la prudencia y el intento de amortiguar la crisis para evitar, al menos, lo peor.

Un gran número de personas recibe con mucha atención la información detallada de toda la problemática mundial, pero desgraciadamente, la interpreta como un motivo o un pretexto para la falta de esperanza y la falta de responsabilidad. Por ejemplo, a mediados de los años noventa, el circulo alemán de orientación, realizó una estadística durante tres años con 24, 518 clientes de centros de orientación familiar, matrimonial y personal. Los encuestados debían citar los problemas y necesidades que los habían llevado a dichos centros. Los datos recabados se ordenaron por temas y sirvieron como cuerpo de análisis para el congreso de orientadores celebrado en Colonia en Octubre de 1995. De los resultados se desprendía que uno de los temas centrales era el formulado por la pregunta: “¿carecemos de futuro?”.

Con una frecuencia inquietante, los clientes habían declarado que tenían menos esperanza, que se sentían depresivos, apáticos, sin ganas de vivir, de planear, y que permanecían en un estado de abatimiento permanente que preferían apartar distrayéndose y olvidando por algún tiempo.   

Si se repitiera la encuesta en la actualidad, los resultados serían probablemente más dramáticos.

En esta situación hay algo que se agita en el fuero interno de miles de personas y les pide que den marcha atrás, que cambien de opinión, que se despierten de su paralización resignada y actúen con un sentido,, de forma inmediata.

Pero, ¿Cuál es el origen del miedo al futuro?. Comúnmente los médicos, psicólogos y psiquiatras relacionan rápidamente los síndromes de angustia con neurosis, pro seríamos injustos con la enorme cantidad de personas que miran hacia el futuro con justificada seriedad si las tildáramos a todas de neuróticas.

No se puede concebir ningún origen orgánico ni psicológico en el que radiquen el miedo epidémico al futuro y la falta de esperanza. Solo se puede entender como una enorme agitación noógena del género humano. La pregunta ¿carecemos de futuro? Significa en otras palabras: no falta el convencimiento de que sería conveniente invertir la inteligencia y el corazón, la mente, el espíritu y todas nuestras fuerzas en la conquista de un futuro digno donde poder vivir. Podríamos incluso estar dispuestos a dar un volantazo en un esfuerzo general si sintiéramos que nuestra existencia tiene sentido. Lo que nos falta no es el futuro en si, sino la creencia en un futuro “rentable” para invertir en él.

El futuro es, pues, rentable? Absolutamente! Más aún, está bajo nuestra responsabilidad, es nuestro material para crear el cielo o el infierno en la tierra.  Frankl utilizaba un símil Bíblico para expresar esto: “si el génesis dice que Dios hizo al hombre el sexto día de la creación y descansó el séptimo, nosotros podemos decir que entonces Dios se cruzó de brazos el séptimo día y que desde entonces, al hombre, al hombre le queda lo que hace a partir de sí mismo. ¿y que hace Dios? Esperar… y ver cómo el hombre pone en práctica de forma productiva las posibilidades creadas. Pero estas posibilidades todavía no se han agotado y Dios espera, descansa, todavía es sabbat, sabbat permanente.

A pesar de los hechos amenazadores, el futuro y todas las situaciones de la vida albergan posibilidades llenas de sentido. En una exposición de arte, un visitante pregunta a un famoso escultor: “¿Cómo ha podido crear una escultura yana magnífica?” – La he hecho salir a golpes de un bloque de mármol. – responde el maestro.

“Ya… ¿ y como sabía que estaba ahí dentro?”       

Efectivamente la estatua preexiste como una maravillosa posibilidad, pero no en el bloque de mármol, sino en la cabeza del artista.

Cuando percibe esta posibilidad, se entrega a su realización. Visto así, el tiempo de vida que cada uno de nosotros tiene por delante, se asemeja a un bloque de mármol tosco del que se puede extraer, esculpiendo, cualquier tipo de figura. No importa el tamaño del bloque, tan solo basta con reconocer en ese bloque la mejor figura posible que se pueda formar y dirigir nuestra actividad hacia ella.

En los momentos en que pensamos que el futuro no alberga ningún sentido ya sea por los conflictos internacionales o porque se está viviendo una crisis financiera, o un divorcio necesitamos una corrección de la actitud y una ampliación del campo de visión.

Víktor Frankl hablaba de una repolarización de la actitud “es necesario aprender y enseñar a las personas desesperadas que en ningún caso se trata de lo que la vida está esperando de nosotros.” La vida espera de quien ve que todo va mal, que esculpa con arte su propio bloque de mármol. Además, su limitado “campo de visión” necesitará ampliarse para percatarse de las magníficas esculturas que pueden salir de ese bloque.

Poder visualizar a priori nuestra obra, nos salva de darnos por vencidos en las épocas difíciles de nuestra vida. Esto se reduce a una frase logoterapéutica.

“o consagramos nuestra vida a un fin, o claudicamos”

 1. La tendencia a la claudicación se combate incrementando la esperanza de satisfacer un sentido, y la única forma de lograrlo es corrigiendo la actitud.

2 .El anhelo por un objetivo en la vida de sacia habilitando dicho objetivo y la única forma de lograrlo es ampliando el campo de visión.

¡Inscríbete a nuestro Newsletter!
boletín logoterapia
Regularmente enviamos información relevante sobre la Logoterapia a través de nuestro Newsletter.
Para inscribirte a nuestro Newsletter por favor deja tu nombre y email.
En cualquier momento que ya no quieras recibir más información de nosotros podrás des-inscribirte.

Comentarios

  1. J. Carlos

    ¡Felicidades! Suelen decir que las cosas pasan por algo, estos dias me sentia muy depresivo y pedia ayuda a dios y de forma accidental conoci a Tere y su forma de pensar me contagio, agradezco estos espacios para la gente y reitero mis felicitaciones

  2. Annonymous

    la verdad es que estamos rodeados de personas que tiene carecen de las ganas de salir adelante no se forman metas y muchas veces estas personas hacen cambiar la decicion de los demas,

  3. Víctor Romero Soto Ruiz

    Magnifico resumen de la Dra Lukas, si le preguntáramos al Dr. Frankl nos diría la vida no se acaba hasta que se acaba hay que buscar el sentido, hay que seguir pegándole al mármol para encontrar la forma, el futuro hay que construirlo cada ser humano lo tiene en sus narices, inclinándose por las tareas que más le gusten, no es fácil pero hay que intentarlo de eso se trata la vida.

    Víctor Romero Soto Ruíz.

  4. Lucino Tapia Villanueva

    La vida se puede si se necesita estar vivo, rehacerla, cambiando de actitud y ampliando la visión de la vida. Saber a que venimos y estamos haciendo con nuestra vida.

  5. Gracias por su voluntad y aporte de abrirnos la mente y el espiritu.
    Desde hace mucho tiempo trabajo en mi persona y la aptitud es fundamental en mi vida y trato de comunicarselo a las otras personas,pero todos somos distintos y hay quienes no quieren escuchar e intertar la creacion del cielo en la tierra.
    Sino tenemos esperanza y nos ubicamos en victima,juez de si ,mismo y de la vida o de un otro,que hoy vamos a VIVIR.
    Gracias.
    Maria Marta

  6. leopoldo

    En todos los casos, resulta importante las lecturas sobre estos temas, tanto de Frankl o Lukas u otros autores.
    También en la libroterapia podemos encontrar ayuda para a su vez dar un sentido a nuestra vida.
    He encontrado en estas páginas, interesantes artículos que he compartido para el grupo de estudio y reflexión sobre Logoterapia y Análisis Existencial que integramos desde hace varios años con reuniones semanales de no más de 4 integrantes y de 2 horas de duración, con lecturas y comentarios de libros afines.
    Mi agradecimiento a la obra de Logoforo en su difusión y enseñanza de la Logoterapia.

  7. Franz Almenar

    Gracias por tan maravilloso artículo que cobra especial vigencia en mi país Venezuela donde vivimos la peor crisis de su historia incluyendo la crisis humanitaria. Esta situación llena de desesperanza, abatimiento y miedo en la sociedad fue la que me llevó a indagar y encontrarme con la logoterapia.

  8. Pablo A. López Coello

    Excelente tema que además (y lamentablemente) cada vez es más recurrente. Siempre hay que buscarlas y esta es una magnifica opción.
    Vive mientras Vivas .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>