SMAEL

Autoestima. Sentimiento de inferioridad y superioridad.

18/08/2011

RESUMEN DEL ARTÍCULO: ABORDAJE DESDE LA AUTOESTIMA.
SENTIMIENTOS DE INFERIORIDAD Y SUPERIORIDAD.
Memorias 3er Congreso Mexicano de Logoterapia.
Artículo de Martha Vigo de Hernández
Resumen realizado por Karin Vanek

Un antecedente al concepto de autoestima lo podemos encontrar en el texto de Alfred Adler (1975) en el capítulo dedicado a los sentimientos de inferioridad y superioridad, el cual es aplicado por psicólogos de muchas escuelas en su propia práctica.
Asevera que tras una persona que se siente como si fuera superior, podemos sospechar que se esconde un sentimiento de inferioridad, que necesita grandes esfuerzos para ocultarse.
Los sentimientos de inferioridad pueden expresarse de muchas maneras, y son comunes a todos, dado que nos hallamos en situaciones que deseamos mejorar.
Podemos definir el complejo de inferioridad como aquel que aparece frente a un problema ante el cual el individuo no se halla convenientemente preparado, y expresa su convicción de que es incapaz de resolverlo. Como los sentimientos de inferioridad siempre producen tensión, habrá un movimiento de compensación hacia los sentimientos de superioridad, pero no estará encaminado a la resolución del problema.
El aspecto de la superioridad se dirigirá hasta el aspecto inútil de la vida, el problema verdadero quedará oculto o será excluido. El individuo tratará de restringir su campo de acción, y se mostrará más interesado en evitar la derrota, que en esforzarse en el camino del éxito. Dará la imagen de un ser dubitativo, de hallarse detenido e incluso de retirarse ante las dificultades. Puede advertirse simplemente tal actitud en los casos de agorafobia, este síntoma es la expresión de la convicción “no debo ir demasiado lejos, debo mantenerme dentro de las circunstancias familiares, la vida está llena de peligros y debo de evitar topármelos, de esta forma, con esta actitud llevada consecuentemente el individuo se aislará sistemáticamente”. La más completa expresión de una retirada frente a las dificultades es el suicidio, donde el individuo renuncia a todos los problemas de la vida, y expresa su convencimiento de que nada puede hacer por mejorar su situación, además de intentar dejar una secuela de culpa en aquellos que le rodearon.
En uno u otro caso, cada neurótico restringe su campo de acción, sus contactos con la situación en conjunto, trata de mantener a distancia los problemas con los que se de topar, y se limita a las circunstancias que cree capaz de poder dominar.
Adler (1975) expresa que la psicología clásica se limita a atacar los síntomas, tanto de la supuesta superioridad, como del sentimiento de inferioridad y sus diferentes manifestaciones. Esta escuela se opone a esta estrategia, pues presume que si se alivia a un sujeto de un síntoma, va a desarrollarse otro, si no se soluciona el problema de fondo. Debemos en cambio, buscar la finalidad de los síntomas y así comprendiendo el mecanismo íntimo, atacarlo en lo profundo. ¿Cómo puede ayudarse a quienes han confundido el camino hacia la superioridad? Sabemos que el anhelo de superioridad es común a todos los hombres.
Sin embargo, los únicos individuos que pueden confrontarse con las dificultades de la vida y superarlas, son aquellos que muestran un anhelo a enriquecer a los demás, que progresan de tal forma que benefician también a aquellos que muestran un anhelo a enriquecer a los demás, que progresan de tal forma que benefician también a los otros. Si nos acercamos a la gente de manera adecuada, no nos resultará difícil convencerla: Todos los criterios humanos del valor y del éxito se hallan fundados en la cooperación. El gran lugar común compartido por toda la raza humana. Todo lo que hacemos, debe servir para nuestra cooperación humana.
Es difícil hallar un hombre desprovisto de sufrimiento social. El neurótico y el criminal también conocen este secreto a voces. Pero han perdido el valor para seguir por el lado útil de la vida y se han volcado a las sombras para tranquilizarse a sí mismos sobre su fuerza.
En nuestra humana división del trabajo, hay lugar para variados objetivos concretos. Cada objetivo puede suponer un pequeño grado de equivocación y siempre podremos hallar algo que criticar.
Para un niño la superioridad puede hallarse en los conocimientos matemáticos, para otro en el arte, para n tercero en la fuerza física. Aquel que padezca una inferioridad digestiva puede llegar a pensar que los problemas con los que se enfrenta son principalmente problemas de nutrición. Su interés puede desviarse hacia la alimentación, puesto que de esta manera supone que puede mejorar su situación.
De esta manera, al compensar, puede convertirse en un experto cocinero o en un nutriólogo. En todos esos objetivos especiales podemos ver junto con una auténtica compensación, alguna preparación hacia la autolimitación. Podemos comprender, por ejemplo, que un filósofo debe apartarse de vez en cuando de la sociedad para pensar y para escribir sus libros, pero el error implicado nunca es grande si el objetivo de superioridad va ligado a un alto grado de sentimiento social
Cabe destacar que este concepto de Adler tiene vinculación con el concepto de Frankl de la Autotrascendencia (1984).
DEFINICIÓN DE AUTOESTIMA.
Definimos la autoestima, según Chris Mruk (1998) como la evaluación que efectúa y mantiene comúnmente un individuo con referencia a sí mismo, que expresa una actitud de aprobación o desaprobación.
Está relacionada con la salud mental y el bienestar psicológico.
Es la clave de la conducta normal, anormal y óptima.
Implica el diagnóstico del propio merecimiento y el valor que el individuo se adjudica como ser humano. Es la suma de la autoconfianza y el auto-respeto.
Como se percibe de modo de necesidad ocupa en nuestra vida un rol central como fuerza motivacional.
Algunas técnicas:
Revisar la vida descubriendo ocasiones que nos sentimos competentes.
También es importante considerar el lado oscuro de la autoestima para lo cual anotaremos las tres últimas circunstancias en las que nos sentimos incompetentes o no merecedores.
Los pensamientos distorsionados de nosotros mismos (los que tratamos de corregir con este último ejercicio) conducen a conductas disfuncionales y autopercepciones negativas y si corregimos tales errores la conducta cambiará.
“Cambia la percepción y cambiarás la reacción” La mayoría de las molestias vienen del cerebro condicionado o programado.
Desde la psicología cognitiva sabemos que “los pensamientos distorsionados conducen a conductas disfuncionales y autopercepciones negativas y si podemos corregir tales errores cognitivos, la conducta cambiará”.
Por lo general se cree que los acontecimientos positivos de la vida tienen efectos beneficiosos sobre la salud, pero esto ´solo ocurre si el sujeto tiene una autoimagen positiva. Brown y Mc Grill (1989) expusieron un modelo de estrés que perturba la propia identidad, según la cual una acumulación de acontecimientos vitales que sean incoherentes con la autoimagen pueden conducir a la enfermedad a lo largo del tiempo, al no tolerar el sujeto el concepto de “no merecimiento”.
Factores que influyen considerablemente en la nutrición de la auotestima:
 Implicación parental.
En general, los niños con un buen nivel de autoestima tienen padres activamente implicados, con aceptación incondicional tanto de las virtudes como de las debilidades del niño.
 Pauta claras.
Las expectativas y límites claramente definidos, son actitudes parentales que se asocian a la autoestima alta.
El exceso de permisividad se relaciona con conductas negativas como la impulsividad, la agresividad y la dificultad para aceptar frustraciones.
Los límites excesivamente severos o difíciles de cumplir, también son problemáticos; pueden generar una conducta ansiosa, restrictiva, en lugar de espontaneidad y sana implicación con la vida.
 Coherencia parental.
Se relaciona con la implicación (sin ahogar), la aceptación y la firmeza (sin rigidez). Ser democrático sin serlo en forma simplista y hacerlo coherentemente.

{ 1 Comentario… léalo abajo o agregue uno }

jesus e September 4, 2011 at 2:11 pm

es interesant la manera de definir esta realidad del aparato psiquico

Reply

Deje un comentario

Entrada previa:

Entrada siguiente:

DAU