Archivos por mes: Marzo 2016

Manejo de la obsesión. Intención paradójica y derreflexión.

obsesión

Derreflexión e intención paradójica. Carta a la obsesión.

Estimada Obsesión,
Está bien, te hablo a ti obsesión que me tuviste tanto tiempo mal. A partir de hoy declaro:

– Dejaré de luchar contra ti porque veo que cuanto más te presto atención más fuerte te haces.
– Aunque estés aquí presente, seguiré mi vida. Si quieres puedes molestarme, pero como ya no te daré importancia, me da igual a que estés o no.
– Jugare al gato y al ratón contigo y con todas mis ocurrencias enfermizas, exageraré tanto cada ocurrencia que terminaré riéndome de ti, ya verás!.
– Eres parte de mi imaginación y está científicamente comprobado que no puedes hacerme daño, no tienes fundamento por ende dejaré de tenerte tanto respeto.

Así que estimada obsesión quiero dejar en claro que ya no luchare contra ti, es más a partir de hoy me despido de ti para siempre, si quieres puedes aparecer en mi vida, pero así como llegas te irás por que no pienso ni deseo prestarte más atención. Ya no te respeto, ¡mira cómo te toco la oreja!, ya no te escucho, pues grita!, obsesión, ¡¡no existes!!


Leer más...

En el proceso de duelo, seguir adelante ¡con lo que a uno le queda!

duelo 1

En el Proceso de Duelo, seguir,
¡Con lo que a uno le queda!

Les contaré algo que le sucedió al internacionalmente reconocido violinista Ytzjak Perlman. La historia la escuché de un amigo que estuvo presente cuando sucedió. Como lo hace frecuentemente, el 18 de noviembre de 1995, Perlman salió al escenario a dar un concierto en el Lincoln Center en Nueva York.
Si alguna vez han asistido a un concierto de Perlman, han de saber que salir al escenario no es fácil para él. Cuando niño sufrió de polio, así que usa unos aparatos en ambas piernas y camina con la ayuda de dos muletas. Verlo caminar en el escenario, un paso a la vez, lentamente, es algo impresionante. Camina con dolor pero majestuosamente, hasta llegar a su silla. Entonces se sienta, coloca sus muletas sobre el piso, empuja un pie hacia atrás y extiende el otro hacia adelante. Se agacha y recoge el violín, lo coloca sobre su barbilla, asiente con la cabeza hacia el director de la orquesta y comienza a tocar. El público ya está acostumbrado a este ritual.
Pero ese día, algo salió mal. Justo al terminar uno de los primeros compases, una de las cuerdas de su violín se rompió. Se pudo escuchar cómo tronó. El sonido pareció un disparo. No cabía duda de lo que significaba ese sonido. Tampoco cabía duda de lo que Perlman tenía que hacer. Mi amigo me describió así lo …


Leer más...

Algunas heridas de infancia que frenan el desarrollo adulto.

Young girl putting on makeup

Young girl putting on makeup

5 heridas emocionales de la infancia que siguen afectando la vida adulta:
Los problemas vividos en la infancia vaticinan cómo será nuestra calidad de vida cuando seamos adultos. Además, estos pueden influir significativamente en como nuestros niños de hoy actuarán mañana y en como nosotros, por otro lado, afrontaremos las adversidades.
Así, de alguna forma, a partir de estas 5 heridas emocionales o experiencias dolorosas de la infancia, conformaremos una parte de nuestra personalidad. Veamos cuáles son estas heridas….
1- El miedo al abandono
La soledad es el peor enemigo de quien vivió el abandono en su infancia. Habrá una constante vigilancia hacia esta carencia, lo que ocasionará que quien la haya padecido abandone a sus parejas y a sus proyectos de forma temprana, por temor a ser ella la abandonada. Sería algo así como “te dejo antes de que tú me dejes a mí”, “nadie me apoya, no estoy dispuesto a soportar esto”, “si te vas, no vuelvas…”.
Las personas que han tenido experiencias de abandono en la infancia, tendrán que trabajar su miedo a la soledad, su temor a ser rechazadas y las barreras invisibles al contacto físico.
La herida causada por el abandono no es fácil de curar. Así, tú mismo serás consciente de que ha comenzado a cicatrizar cuando el temor a los momentos de soledad desaparezca y en ellos empiece a fluir un diálogo interior positivo y esperanzador.
2- El …


Leer más...