Archivos por mes: junio 2013

¿Cómo consolar a quien perdió a un ser querido? Qué decir cuando no hay nada que decir…

Como personas sensibles y solidarias, siempre tratamos de hacer lo correcto. Sin embargo, hay veces que al tratar de hacer lo correcto y no tener éxito, podemos hacer más daño que bien.

Tal es el caso, al intentar consolar a las personas que se encuentran en duelo. En esas situaciones, una de las peores cosas que se pueden hacer es recurrir a frases que no sólo han sido repetidas en exceso, sino que además están completamente fuera de lugar.

Una típica frase que se dice es: “Él está ahora en un mejor lugar”. ¿Cómo puede saber alguien tal cosa? Esta declaración no es de ayuda para ningún doliente. Lo que sabemos, es que este mundo es un buen lugar, ya que es un lugar para hacer el bien. La muerte, por lo tanto, es una tragedia.

Otra frase que no es de ninguna ayuda para los dolientes es decir, que Dios necesitaba más al difunto de lo que los vivos lo necesitaban. De nuevo preguntamos, ¿Cómo alguien puede saber eso? Además, hace quedar a Dios como si fuera una entidad completamente egoísta, que causa tragedias en este mundo con el propósito de unir más personas a Su equipo en el cielo.

Otra frase, no recomendable para decir, después de la muerte de alguna persona que haya vivido hasta los ochenta o noventa años es: “por lo menos él vivió una vida completa”. No importa que tan bien …


Leer más...

¿Y el sentido en la empresa? Alineando propósitos.

Para las empresas, las personas siempre hemos sido no mucho más que un mal necesario. La búsqueda de la competitividad como factor de supervivencia de la empresa, lleva a una persecución implacable de la efectividad y de la confiablidad. Y estas no dependen, ni más ni menos, que de las personas.

¿Cómo hacer que todo salga bien a la primera? ¿Cómo podemos garantizar que se da el resultado esperado? La diferencia entre cumplir el pronóstico y no cumplirlo puede suponer una diferencia enorme en el valor de las acciones del negocio, e incluso hasta su quiebra.

Si tenemos en cuenta el papel que jugamos los individuos en las organizaciones, podemos ver fácilmente que esa confiabilidad que se busca está mayormente determinada por confiabilidad de cada una de las personas involucradas en hacer que esa empresa esté viva. Desde los diseñadores del producto e imagen, los Ingenieros que diseñan los procesos y las máquinas, hasta los recepcionistas que se encargan de dirigir cada persona o recado con su destinatario correspondiente, pasando, obviamente, por todo el personal encargado de ejecutar todos los procesos y procedimientos establecidos, todas las operaciones en la empresa están gestionadas o ejecutadas por personas. ¿Puede ser una empresa confiable y, por ende, sustentable, si no lo somos los individuos que tomamos parte en ella? La respuesta parece obvia…

La empresa creyó encontrar en la Psicología la respuesta a la pregunta subsecuente de: ¿cómo puedo hacer para que las …


Leer más...